10 cosas que odia escuchar una mamá que trabaja

Hace poco desayuné con mi mamá y me notó triste. Obvio, preguntó qué ocurría y le conté sobre una amiga que me había cuestionado acerca del tiempo que no le puedo dedicar a mis hijos. Esta amiga fue bien intencionada con su pregunta, pero no le pude explicar que me hizo sentir culpable, que no estoy más tiempo con mis peques porque tengo que trabajar para ellos, y que lo hago principalmente por amor.

Entonces mi mamá me contó que cuando ella era joven y trabajaba también fuera de casa, no faltó quien le dijera que mi hermana y yo le reclamaríamos cuando fuéramos adultas. Sonreí, le dije a mi mamá que al contrario, que yo me sentía muy orgullosa de ella, que la amaba y me sentía muy agradecida.

A partir de esta experiencia decidí hacer esta recopilación entre mis amigas y otras cositas que encontré en internet, acerca de lo que odiamos escuchar las mamás que trabajamos fuera de casa. ¿Tú qué opinas?

1. “¿Por qué no mejor te mantiene tu marido?”

Así como lo oyes, eso le dijeron a mi amiga Carla. “Después de escuchar eso, decidí no volver a platicar sobre mis hijos, a menos que sea con una amiga que sé que me va a comprender”, me dijo.

2. “Pobres de tus hijos, todo el día los dejas solos”

Angélica tiene que estudiar después de ir al trabajo porque quiere darle un mejor futuro a sus peques, sin embargo, en lugar de explicarle eso a quien le hizo este comentario, me contó que respondió tajante: “pues sí, pero no tengo de otra”.

3. “¿No tienes miedo que le diga mamá a la niñera?”

Fernanda, del blog Mamás Modernas, vivió una experiencia similar y explica que “la conexión que se crea antes del mismo nacimiento es más importante que las horas que se pasa con ellos. Tiempo de calidad vale más que cantidad”. ¿Qué tal?

[Tal vez te interese leer “Me cuesta trabajo dejar a mi bebé con una niñera”]

4. “Deberías pedir permiso en el trabajo para entrar más tarde”

“O para salir más temprano.” Esto le dicen todo el tiempo a mi amiga Adriana, por lo cual se han vuelto una tortura las juntas de la escuela, “me piden que dedique más tiempo a las reuniones y los festivales, por el bien de mi hijo, pero por su bien yo tengo que cuidar mi trabajo.”

5. “¡Bien por ti por poner tu carrera primero!”

Esta es una joya. “Sí, todos los días me levanto y me digo: lo más importante de mi vida es mi carrera. Al diablo con mi familia, eso no tiene nada que ver con la razón por la que trabajo”, escribe Jennifer Barbin en su libro: ¡Fuera culpa! Conviértete en una orgullosa mamá trabajadora en 12 sencillos pasos.

6. “Con razón tus hijos están tan maleducados”

Este es un insulto para cualquier mamá, lo sabemos, sin embargo mi amiga María prefirió no responder, pero me confesó lo siguiente: “No entiendo por qué piensan que como mis hijos están con una nana todo el día, yo no soy responsable de su educación. Aunque responsabilicen a la nana, también me están juzgando”.

[Tal vez te interese leer “Lo veo muy poco y siento que no lo estoy educando”]

7. “Debes de ser muy organizada para ser capaz de equilibrar todo”

Esta perla también me la encontré en el libro de Jennifer. Al respecto, ella escribe, “tengo mis medias corridas y nunca escribo tarjetas de agradecimiento por los regalos de cumpleaños de mis hijos. No hago tanto ejercicio como debería. En realidad, no hay balance, tan sólo un caos organizado”.

8. “Te estás perdiendo de los mejores momentos”

Esto le dijeron a mi amiga Julieta. Y, por si fuera poco, le agregaron: “un día vas a despertar y ya van a ser adultos, y vas a querer regresar en el tiempo para dejar tu carrera”. Evidentemente, no te cuento cómo respondió mi amiga, pero ya te lo habrás imaginado.

9. “No tienes necesidad de trabajar”

Chuy Cruz, mejor conocida como Mamá Extrema en Twitter, escribió en su columna que “el que algunas veces cuentes con el apoyo de tu pareja y económicamente estén estables, no quiere decir que “no tengas necesidad de trabajar”, pues el desarrollo personal en las mamás también es importante”.

[Tal vez te interese consultar las vacantes de nuestro portal de empleos]

10. “Yo no dejaría que una extraña cuidara a mi hijo”

Todas hemos escuchado esa frase, ¡y la odiamos! La columnista Verónica Álvarez, de iMujer, habló por todas cuando escribió que “cuando tienes que salir a trabajar porque no tienes opción, escuchar cosas como esta es realmente insoportable y angustiante”.

¿Hay alguna frase que odies más que estás? Cuéntanos cuál y la incluiremos en nuestra próxima lista.

Oli

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.