Así puedes lograr que haga 15 minutos de ejercicio

A partir de los tres meses es muy importante que hagas ejercicio con tu bebé, pero no para ponerlo en forma o bajar de peso, sino para estimular su desarrollo, ya que no sólo se trata de fortalecer sus músculos, también se trata de que comience a identificar las partes de su cuerpo. Esto es clave para entender que es parte del mundo y, por qué no, al estar contigo, para sentirse amado.

Muchas mamás se preguntan cómo poner a hacer ejercicio a un bodoque tan delicado. Pues aquí está la respuesta, no tienes que llevarlo a un baby gym, tú puedes ser su instructora y tu casa, un centro de fitness.

Acondiciona un lugar

La cama puede ser ideal para acostarlo encima de tu cuerpo y estirar sus manitas y sus piernas. Sin embargo, lo ideal es darle un espacio a esta actividad para crear una rutina entre tú y tu bebé, y así dedicarle toda la atención. En algún sitio de la recámara puedes colocar un tapete suave y cómodo, o adquirir una alfombra de foami para que los dos disfruten del ejercicio. Acompáñalo con almohadas o toallas.

¿Cada cuanto tiempo?

Tampoco se trata de que agotes a tu pequeño, lo ideal es hacer ejercicio entre 15 y veinte minutos, tres veces a la semana. Puedes hacerlo durante la noche, si es que tienes que pasar el día en la oficina o, por qué no, muy tempranito, antes de comenzar la jornada. Recuerda que lo importante es crear el hábito, por lo tanto, trata de que sea siempre en las mañanas o en las tardes, tú lo decides.

La rutina

Puedes comprar una pelota para hacer pilates para que le sirva de soporte, pero tu cuerpo es más que suficiente.

Primero colócalo encima de ti, boca arriba. Toma sus piecitos y llévalos hacia su pancita unas diez veces.

Luego, toma sus piernitas y haz como si pedaleara una bicicleta imaginaria. Verás que esto le va a encantar y te vas a derretir con su sonrisa

En seguida pon su cuerpo boca abajo, toma una de sus piernitas y súbela, luego la otra. Haz diez repeticiones con cada una.

Después es momento de estimular sus bracitos. Colócalo boca arriba. Estira sus brazos y luego crúzalos en su pechito. Así, varias veces.

Gíralos circularmente en varias repeticiones, él se sentirá entretenido. Luego sube sus brazos hacia su cabecita y bájalos en unas diez ocasiones. En realidad, una vez que tengas a tu bebé encima de tu cuerpo, tu mismo instinto te dirá qué hacer con sus bracitos y sus piernitas. Recuerda que es una actividad en conjunto, una manera ideal de combinar un momento juntos con su desarrollo psicomotriz y no se trata de agotarlo, él mismo te dirá si ya está cansado.

Crea una atmósfera

Para mejorar el momento, pon algunas de sus canciones favoritas. Compra o fabrica tapetes, almohadas y mantas de colores. Si puedes, pon alguno de sus aromas favoritos. Verás que todo esto lo hará relacionarse gratamente con la hora de hacer ejercicio.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.