¿Le afecta a mi bebé si vuelvo al trabajo?

Nada nos provoca más culpa como volver al trabajo cuando nuestro hijo apenas es un bebé, sin embargo, a veces no hay opción. Aunque de todas maneras no representa un alivio, según la Universidad de Columbia de Estados Unidos el bienestar del bebé no cambia, al menos en el primer año de vida.

“Lo clave es qué tan sensibles somos a las necesidades de nuestro hijo, y esto se aplica aún a aquellas mujeres que trabajan. Ellas pueden hacer que las cosas sean mejores: sólo tienen que respirar hondo cuando llegan a la puerta de sus casas, dejar a un lado todas las preocupaciones de la oficina y atravesar el umbral de la casa dispuestas a prestar atención a todas las sugerencias de sus hijos”, declaró la académica Jane Waldfogel.

 

¿Qué dice el estudio?

Este estudio lo publicó la Sociedad de Investigaciones en Desarrollo Infantil estadounidense y destaca las ventajas que representan para el bienestar de los hijos el hecho de volver al trabajo. Básicamente estas son la seguridad económica y la paz que le otorga a las mamás cubrir todas las necesidades de los hijos. Los expertos aseguran que estas ventajas neutralizan las desventajas que podrían existir al no estar en todo momento con nuestros bebés.

Todo es cuestión de dejar de sentir angustia y mejor enfocarte en el amor por el cual lo haces y aprovechar al máximo el tiempo con tu bebé. Ellos perciben cuando mamá es feliz, así que enorgullécete de tu trabajo y velo como un camino hacia la plenitud como mujer y como mamá. Por otro lado, con los años perciben cuando mamá se siente culpable y quiere recompensarlo todo, lo cual puede formarles una personalidad dominante que utilice estas deudas para obtener lo que quieren.

Es así como en vez de proyectarles culpa lo mejor es proyectarles el amor por el trabajo y la satisfacción de conseguir las cosas gracias al esfuerzo.

¿Cómo volver al trabajo?

Despegarse del bebé en los primeros meses de vida, como bien sabes, no es cualquier cosa. Aquí algunos consejos para sobrellevarlo.

– Si es posible, sepárate del bebé gradualmente, no de la noche a la mañana. Si sabes que tal fecha debes volver al trabajo, comienza desde unas semanas antes a ausentarte un par de horas, para que sepa que mamá siempre regresa.

– De igual manera, si alguien más va a cuidarlo, lo mejor es que conozca el bebé la conozca desde días antes. Además sirve para que se integre a la dinámica que tienes con tu bebé y hacer equipo.En cuanto a una guardería, si es posible comienza a dejarlo paulatinamente, aumentando las horas cada vez.

– Aprovecha al máximo el tiempo que estés con tu bebé. No tenemos que decírtelo porque seguro querrás estar con tu bebé lo más temrpano posible, pero ayuda bastante que tengas una organización perfecta en tu trabajo.

– Cambia la culpa por objetivos a corto, mediano y largo plazo para disfrutar el fruto del trabajo con tus hijos. 

Todavía hay mucho qué hacer para fomentar una cultura del trabajo en pro de la maternidad, en donde pueda haber horarios flexibles y muchas más opciones para generar recursos económicos sin tener que desplazarte de casa. Sin embargo, te invitamos a conocer a nuestra sección Mamá Trabaja, en donde las mamás podemos encontrar este tipo de opciones. Corre la voz para que más empresas suban vacantes exclusivas para mamás. 

Con información de The Guardian.
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.