¿Cada cuándo debo llevar a mi bebé al doctor?

Cuando eres mamá primeriza, la falta de experiencia y de información oportuna hace que pierdas de vista cosas que son importantes para el crecimiento del bebé: primeros cuidados, ejercicios motrices, alimentación, horas de sueño y sus defensas para prevenir enfermedades.  Por ello, la atención médica es vital en los primeros meses del desarrollo del bebé y posteriormente, en las siguientes etapas de crecimiento.

 

Durante el  primer año de vida del bebé, las visitas al doctor deben ser de forma regular,  debido a que ocurren muchos cambios en su cuerpo que los hace vulnerables a cualquier cambio, aseguró el Dr. Miguel Ángel Guagnelli, especialista en Pediatría de la plataforma Doctoralia.

 

Existe una preocupación importante sobre qué tan seguido se tiene que ir al médico, en condiciones normales, explicó el doctor, la primera visita al pediatra se debe realizar en entre cinco y diez días después del nacimiento, posteriormente al mes y consecuentemente cada 4 semanas hasta que cumpla el año.

 

El chequeo médico mensual de parte de un especialista permite llevar un control preciso de:

 

  • Crecimiento muscular, medidas de peso, talla y perímetro craneal.
  • Revisión de ojos para deslindar la posibilidad de cataratas infantiles, así como sus reflejos a estímulos externos
  • Indicaciones a los padres sobre cuidados específicos en cuanto alimentación e higiene.

Asimismo, un bebé recibe en cada visita, a lo largo del primer año, diferentes tipos de vacunas dirigidas a prevenir enfermedades como: difteria, hepatitis, polio, neumococo, entre otras, por lo que ésta es la etapa en donde una persona recibe el mayor número de vacunas de toda su vida.  

 

Sin importar la edad que se tenga, una madre siempre tiene la preocupación de qué hacer para cuidar a sus hijos de la mejor manera. El Dr. Guagnelli recomienda en esta primera etapa tener especial cuidado en las infecciones que pudiera contraer:

 

  • Cerciorarse de que procese bien el alimento que consume, ya sea materno o fórmula.
  • Llevar una higiene adecuada, que conlleve baño regular y limpiado de manos constante.
  • Agendar citas mensuales con el médico de cabecera.
  • Estar al corriente con todas sus vacunas.

Al final, como dice el dicho: lo único que necesita un hijo es amor, cariño y cuidado… y un buen médico de cabecera.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.