¿Cómo debo alimentarme durante la lactancia?

Si decidiste amamantar a tu bebé, debes tomar en cuenta que todo lo que comes irá directamente a tu leche materna, y estamos hablando de nutrientes pero también de sabores. Evidentemente debes evitar el consumo de alcohol y cafeína.

Por otro lado, necesitas más calorías de lo normal para mantenerte con energía. No se trata de comer en exceso, sino de comer menos con mayor frecuencia y satisfacerte cada vez que te dé hambre. Si es necesario, apóyate con vitaminas y calcio, seguramente el pediatra podrá hacerte recomendaciones al respecto. Si tienes la oportunidad de contratar a un nutriólogo para ayudarte a llevar una dieta con todo lo necesario para tu bebé sin que subas o bajes de peso, no dudes en hacerlo.

A tomar agua se ha dicho

Es importante que estés hidratada todo el tiempo. Tendrás sed muy seguido, así que no te limites y bebe agua. Procura incluir líquidos en tus comidas, es decir, incluye caldos y sopas en tu día a día. Por esta misma razón consume frutas y verduras todo el tiempo.

Alimentación equilibrada

La clave se encuentra en alimentarse con sentido común: no abusar de las grasas, los carbohidratos o las proteínas. Si no puedes cocinarte, busca comidas de tres tiempos, para incluir verduras, pastas y carne. Buen provecho.

Toma en cuenta el sabor

Algunas mamás no lo saben pero la leche materna tiene el sabor de lo que comen. Este es un factor a considerar a la hora de comer, ya que es como si le dieras un bocado a tu bebé. Es por esto que debes considerar que algunos sabores fuertes podrían irritar a tu bebito.

¿Y la dieta?

Si estás preocupada por tu peso, o por no subir tanto durante el embarazo, no hay ninguna razón para tratar de comer lo más sano posible pero, claro, sin dejar de comer cada vez que tienes hambre. O sea, no comas demasiadas grasas y carbohidratos, pero no te limites. Por ejemplo, quizás decidas no comer pizza, pero sí incluye carne y pan en tu dieta. Recuerda que al menos debes consumir 2 mil calorías diarias para producir la leche de tu peque.

Consulta a un pediatra

Ante cualquier duda, recuerda que los especialistas son tus aliados. Ten la confianza de preguntarle si puedes tomar una cerveza el próximo fin de semana o platicarle tu preocupación sobre tu aumento o reducción de peso. Un pediatra sabrá orientarte sobre lo que más le conviene a tu pequeñín y a ti misma. ¡Éxito!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.