Cómo hablar del sismo con tus hijos

Recomendaciones psicológicas para abordar el tema del terremoto con niños:

Lo más importante es regresar a los niños el sentimiento de seguridad y protección (vínculos seguros: alguien siempre cuidara de ellos; objeto transicional, ambiente seguro y familiar, conservar rutinas, etc).
Los niños aún no desarrollan los mismos mecanismos de afrontamiento que los adultos (pueden mostrar conductas regresivas, aprehensivas, enojo, irritabilidad o ninguna reacción fuera de lo normal).
Se debe brindar información concreta, honesta y acorde a la edad de los niños (no dar mas información de la que soliciten o quieran saber y evitar términos ambiguos o que puedan favorecer fantasías distorsionadas).
Si llegaron a ver las noticias aclarar que lo que ven es algo grabado (una repetición de algo que ya paso), ya que los niños tienden a pensar que el evento esta volviendo a suceder cada vez que lo ven en televisión.
Evitar hacer promesas falsas o expresar frases poco realistas como “todo estará bien”. Validar sentimientos de angustia y preocupación y reforzar los aspectos de seguridad que tiene a su alrededor.
Brindar medios de expresión emocional apropiados para los niños como el arte y el juego, ambos son el medio de comunicación y lenguaje que los niños usan para comunicarnos sus inquietudes, temores y sentimientos en un ambiente seguro en el que son ellos quienes tienen el control.
Algunos adultos y profesionales tienden a sentirse incomodos con el tipo de juego que observan en niños que han experimentado trauma ej: construcción de torres o estructuras con bloques y destrucción agresiva de las mismas. Recordar que los niños procesan los eventos a través de este tipo de juegos (sobretodo muy comunes en niños que experimentaron este tipo de desastre natural) y suelen repetirlo una y otra vez; NO desviar la temática de juego ni interrumpir el mismo.
Contención emocional y física.
Hacer que el niño se sienta útil, darle un trabajo. ej: ayudar a empacar una despensa para llevar a centros de acopio y resaltar los valores del apoyo de la comunidad y que aun cuando las cosas malas pasan podemos hacer algo bueno por las personas. Este es uno de los puntos centrales para evitar una pasividad que favorezca el trastorno de estrés postraumático, ya que sentirá el valor de sus acciones.
Estar atentos a conductas verbales, no verbales y lenguaje corporal, así como conductas fuera de lo normal (algunas son esperadas como las regresivas y aprehensivas, pero estar atentos del aislamiento o falta de juego).

 

ESCRITO POR: Mtra. en Psic. Maria Fernanda Busquets

 

Autor: Silvia

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONVERSACIÓN?