Plastilina casera en 5 minutos

A todos los peques les encanta jugar con plastilina. Con este tip puedes fabricar la tuya, nada tóxica, incluso comestible y desatar la imaginación de tus hijos.

 

 

1. Echa media taza de harina a un plato donde puedas amasar.

2. Agrégale una cucharadita de sal a la mezcla.

 

3. Agrega un sobre de Tang, esta vez no de tu sabor favorito, sino del color que prefieras.

 

4. Remueve la mezcla con una cuchara.

 

5. Agrega nueve cucharaditas de agua.

 

6. Amasa la mezcla.

Cuando sientas que va a agarrando consistencia, comienza a hacer bolitas en las palmas de tus manos.

 

7. Agrega una gotita de aceite a cada bolita.

Y sigue moldeándolas, una por una, en tus manos.

 

8. Repite el proceso con varios sobres de Tang.

Para tener más variedad de colores. Haz todas las bolitas que quieras. 

9. Tú y tus hijos se van a divertir en el proceso.

Después puedes estar tranquila, ya que esta plastilina no es tóxica.