¿Cómo le hago para que coma verduras sin reproches?

Aunque hay una extraña especie de chamacos a los que les encanta comer verduras, la verdad es que conseguir que coman vegetales por lo regular es una de las batallas más complicadas que vienen con el paquete de ser mamás, y una de las tareas que requieren de más creatividad.

Un reto enriquecedor

Resulta irónico que justo en este momento de la vida, donde los nutrientes de las verduras juegan un papel clave en su desarrollo, sea cuando los peques no quieran saber absolutamente nada de comer saludablemente. Quizá habría que empezar por ahí, por no distinguir en casa entre la comida sabrosa y la comida nutritiva, sino hablar de un solo tipo de comida, siempre deliciosa. El reto es enriquecedor porque se trata ni más ni menos de darle lo mejor a tu peque: vitaminas, hierro y proteínas.

Multiplica los sabores

Trata de que tu peque conozca todas las frutas y verduras, de manera que sienta preferencia por alguna de ellas. Muchas veces no les gustan las verduras porque siempre son las mismas o, quién sabe, podría resultar que las verduras de siempre son las que no están hechas para su paladar. En este sentido, también hay que experimentar con las maneras de cocinarlas. Algunos días servirlas crudas con limón, otros días al vapor o espolvoreadas con quesito y especias. Seguramente nuestro peque preferirá uno de estos métodos de preparación.

Hazlo divertido

Dibuja con las frutas y las verduras, aprovechas sus formas y sus colores. Es extraordinario cómo pone de buen humor a nuestros peques ver animalitos u objetos como aviones o barcos en su plato a la hora de comer. Como todo a esta edad, lo que representa un juego les parece atractivo y gana su atención. Checa las recetas que hay en Aserrín Aserrán para hacer la comida más divertida. Incluso debes hacer que la cocina para ti sea una labor divertida.

Pon a prueba tu ingenio

En palabras más sencillas: hazle trampa a tu peque. No se trata de engañarlo sino de, digamos, orientar sus costumbres. Así, puedes poner  verduras a manera de botana para que pique “en lo que está la comida”, con un sabroso dip de queso o garbanzo. Verás que poco a poco comenzará a comerlas con naturalidad, ya que tal vez su pelea no es contra las verduras, sino con “La comida que debe comer”. Además, puedes cocinar pizzas vegetarianas o pequeñas hamburguesas con verduras fritas o con una cátsup especial hecha en casa, con tomates y otros vegetales. ¿Cuál es la comida favorita de tu peque? ¿La pasta?, pues entonces incluye verduras molidas en la salsa. También puedes preparar postres de zanahoria si es necesario. No te limites y busca la manera de que coma verduras y lo disfrute, lo importante también es relacionar mentalmente la salud con el placer.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.