¿CÓMO LE HAGO PARA QUE MI HIJO COMA VERDURAS?

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos cuando nuestros hijos comienzan a integrarse a la alimentación familiar, es introducir algunos alimentos que a nosotros los adultos no nos gustan.

Por principio de cuentas, es importante seguir las recomendaciones del pediatra cuando en la etapa de incluir alimentos sólidos a nuestros bebés, normalmente a los seis meses, notemos qué alimentos no son agradables a su paladar, es posible que tenga consecuencias como alguna alergia.

Algunos alimentos son recomendados incluso hasta después de los 2 años, como por ejemplo, el huevo, las naranjas o las fresas, que son algunos de los más implícitos a la hora de generar alguna reacción adversa.

Es importante que cuando nuestros pequeños tengan inquietud de probar algo evitemos comentar que a nosotros (adultos) no nos gusta. En mi caso, en alguna ocasión cuando seguí el consejo de mi mamá de prepararle a mis pequeños hígado de pollo con verduras, mi marido dijo que me lo comiera yo, en lo personal a mi no me gustan los hígados, pero mi respuesta fue: “si ellos lo probaron y lo comen sin problema, yo no voy a dejar de dárselos”.

Porque es importante darnos cuenta de lo que decimos respecto a todo lo que hacemos, pues precisamente porque en la mayoría de las ocasiones nuestros hijos son el principal canal de repetición de las acciones y situaciones que tenemos en casa.

Una sobrina de mi esposo batalla a la hora de la comida pues no logra que sus pequeñas coman verduras, la causa que siempre la escuchan decir “verduras, guácala”.

Hagamos que nuestros hijos prueben y tenga su propio criterio sobre los sabores de la comida. Pero tampoco permitamos que se vuelva una imposición, también hay cosas que deben comer aunque no sean de su total agrado, la clave está en cómo se los presentamos.

Así que checa estos consejos que pueden ser muy útiles:

Añade fruta o verdura en cada comida. Al cereal le puedes poner algunas fresas, mango o plátano, sólo por sugerir.

Sirve ensaladas. Que sea un platillo que nunca falte a la hora de comer, que lo vean como algo normal.

Pon el ejemplo. Come frutas y verduras frente a tus hijos. Come lo mismo que ellos.

Prepara algunas recetas vegetarianas, ellos no tienen que saber que no llevan carne.

¿QUÉ CONSEJOS NOS DAS TU PARA QUE NUESTROS NIÑOS COMAN VERDURAS?