Con este tip dormirá (por fin) como rey

Es común que una mamá primeriza piense que su bebé nunca podrá dormir de corrido durante toda la noche y que las desveladas serán para toda la eternidad. Sin embargo, según los expertos, no hay por qué perder la calma, ya que desde los cuatro meses un bebé es capaz de dormir ocho horas seguidas, sólo es cuestión de formarle el hábito.

Un aspecto clave en este sentido, es enseñarle a distinguir entre el día y la noche.

Desde los primeros días puedes comenzar a crear la atmósfera ideal para que relacione la noche con el sueño.

Por ejemplo, cuando descanse durante el día, no lo encierres ni lo aísles de los ruidos cotidianos. Claro, tampoco se trata de encenderle la televisión o poner tu disco favorito a todo volumen. Abre la ventana, haz tu rutina de siempre sin preocuparte por los sonidos que haces, se trata de acostumbrar a tu bebé a que el día está lleno de sonidos, la lavadora, el refrigerador, los murmullos que vienen de la calle.

Eso sí, durante la noche, trata en lo posible de que tu pequeño no escuche nada, que sepa que esas son las horas para descansar. De esta manera, poco a poco se acostumbrará a dormir de corrido y comenzará a despertarse cuando sienta que un nuevo día acaba de llegar.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.