Controles básicos del embarazo

El embarazo es una de las etapas más importante en la vida de una madre, por ello, el contar con una revisión constante en este proceso es vital para que todo salga bien. Conocer los controles prenatales ayudará a que el embarazo sea sano y con los menores riesgos posibles.

La Dra. Anais Gabriela Reyes, especialista en ginecología de la plataforma Doctoralia, realiza los siguientes tipos de estudios y controles prenatales desde que hay certeza del embarazo hasta el nacimiento:

Aproximadamente a las 6 semanas

La primera visita se realiza, aproximadamente, a las seis semanas de gestación para hacer un ultrasonido vaginal y confirmar el embarazo. El objetivo de esta consulta es revisar que el óvulo fecundado esté dentro del útero y si viene en camino más de un bebé. Los estudios que se deben tener en esta primera etapa son:

  • Estudio de orina: para constatar si hay alguna infección en las vías urinarias y el estado actual del riñón.
  • Presión arterial: Se revisa para conocer si se encuentra la madre con niveles normales para prevenir la preeclampsia, el nacimiento prematuro o el desprendimiento de la placenta fuera de tiempo.
  • Biometría: Sirve para medir los niveles de hemoglobina y plaquetas, y así descartar enfermedades como la anemia.
  • Química sanguínea: Glucosa, colesterol y triglicéridos. Para tener a la mamá lo más sana posible es importante conocer estos niveles para conocer si hay enfermedades como la hipertensión y diabetes.
  • Tiempos de coagulación: Se usa para medir el tiempo en los que las defensas del cuerpo se recuperan y cicatrizan cualquier herida.
  • VRL: Mide los anticuerpos que tiene la sangre, ya que estos en ocasiones son producidos para hacer frente a virus en el cuerpo. Con esto se puede descartar sífilis y VIH.
  • Grupo de sangre IRH: Se realiza para conocer el tipo de sangre que tiene la mamá.

Semana 9

En esta segunda consulta se realiza el seguimiento de los estudios y controles hechos en la primera ocasión. Además de otro ultrasonido vaginal se revisan los exámenes de orina, presión arterial, biometría, química sanguínea, tiempo de coagulación, VRL y grupo sanguíneo IRH.

Semana 11 a 14

A partir de este periodo los estudios ayudan a detectar el estado del bebé, porque además de los de rutina para la madre (orina, presión arterial y peso), el tamaño del feto también permite revisar su estado de salud:  

  • Ultrasonido estructural anatómico y riesgo genético: Se miden la estructura interna del bebé, llámense órganos, y extremidades, valoración de la placenta y líquido amniótico También se realiza el chequeo de posibles enfermedades comosomáticas como el Síndrome de Down.
  • Marcadores sanguíneos: Se utiliza para revisar las proteínas y posibles células cancerígenas en el torrente sanguíneo.

Semana 17 a 20

El tamaño del bebé ya se nota y comienza a moverse. Se cambian los ultrasonidos vaginales por abdominales para llevar el crecimiento; también nos permite conocer el sexo desde esta etapa. En cuanto a la mamá se hace el siguiente estudio:

  • Doppler de uterina: Revisión de las arterias del útero, que sirve para prevenir la preeclampsia así como para llevar control en caso de hipertensión arterial para evitar el desprendimiento prematuro de la placenta así como de la muerte perinatal.

Semana 24

En esta semana tu bebé tiene sus primeras interacciones con el mundo exterior y sus sentidos se encuentran ya en desarrollo.

Semana 28

Para esta semana el vientre habrá crecido de forma notable, además de que el bebé ya contará con una capa grasa debajo de la piel, y los sonidos del mundo exterior lo empezarán a estimular. Para la visita al doctor de esta semana se realizan:

  • Tamisaje para detectar un posible caso de diabetes gestacional.
  • Examen general de orina para descartar enfermedades del tracto urinario. Este test es principalmente relevante porque los padecimientos que puede detectar son el principal causante de aborto espontáneo.

Semana 32 a 36

En estas semanas los órganos del bebé ya casi están en plenitud de funcionamiento y este va orientando la forma en la que va a “salir” de la mamá, con la cabeza por delante, idealmente. La visita en esta etapa sirve para:

  • Revisión estudios de tamizaje y orina
  • Ultrasonido abdominal: Se revisa la cantidad de líquido, estado de Placencia, tamaño del bebé.

 

Semana 39 en adelante:

Para la semana 39 tu bebé se encuentra listo para nacer; el vientre de la mamá ya llegó a su máximo tamaño y se realizan las últimas visitas al ginecólogo en la etapa prenatal:

  • Se revisa el crecimiento, presión arterial y comportamiento del bebé y contracciones del útero de la mamá.
  • Se intensifican el número de visitas al médico y hay acompañamiento físico y psicológico a la madre en las últimas semanas de gestación y parto.

Lo más importante es estar en contacto continuo con el doctor que llevará el embarazo y seguir las recomendaciones que hacen para el desarrollo adecuado del embarazo.

Por Anaïs Gabriela Reyes Navarro
Ginecóloga

Para más información por favor visite www.doctoralia.com.mx

Acerca de Doctoralia
Doctoralia forma parte del grupo DocPlanner, la plataforma líder mundial que conecta pacientes con profesionales de la salud, haciendo la experiencia en salud más humana. Doctoralia ofrece a los pacientes un espacio donde preguntar, opinar y encontrar al mejor profesional de la salud de acuerdo con sus necesidades. 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.