¡Cuidado! Bebé suelto en casa

Los niños son curiosos, aventureros, traviesos, y muchas veces terminan metiéndose en problemas dentro de su propia casa. Los accidentes domésticos, como bien dice la palabra, son accidentes, ocurren sin tener intención alguna, nadie está exentos de ellos, pero la gran mayoría resultan del error humano y son evitables.

La pregunta que en muchas ocasiones nos hacemos, cuando tenemos niños pequeños, es de qué forma se pueden prevenir los accidentes en el hogar y cómo mantener a los niños a salvo. Cuando nace el bebé y antes que comience a caminar, buscamos crear un ambiente seguro para cuando tome posesión del lugar e intente descubrirlo y explorarlo. Es el punto de partida, donde como padres tomamos conciencia de los riesgos que están a su alcance y buscamos medidas preventivas. Las estadísticas reflejan que los niños y niñas de hasta cuatro años son los más propensos a contraer accidentes en el hogar. Entre los más frecuentes se encuentran las caídas en altura, quemaduras, heridas, broncoaspiración de objetos, intoxicaciones, electrocuciones y ahogamiento. Los accidentes son la segunda causa de muerte infantil en México y el 60% de éstos ocurren en los hogares.

De ahí la importancia de crear un ambiente seguro, donde los niños puedan crecer sanos y sin mayores inconvenientes. Ahora bien, ¿qué medidas podemos tomar como padres para prevenir estos accidentes domésticos?

En primer lugar, enseñarle al pequeño dónde se encuentra la zona de entretenimiento. Crear un espacio seguro, con juegos, ya sea su habitación u otro lugar donde el niño pueda jugar sin riesgos. La cocina, el baño, los pasillos no son espacios de divertimento y los niños deben saberlo.

Captura de pantalla 2018-08-16 a la(s) 18.23.11

Si hay bebés en el hogar, sabemos que la gran mayoría con sólo moverse ya se encuentra en una situación de peligro, cuando el bebé empieza a gatear, una opción es colocar trabas o dispositivos de seguridad en inodoros, puertas, cajones, para que no los pueda abrir ni meterse dentro.

Captura de pantalla 2018-08-16 a la(s) 18.23.38

Si hay objetos tirados o muebles en el suelo, se deben retirar del alcance de los niños, sobre todo aquellos que puedan resultar filosos: tijeras, pinzas, cuchillos, afeitadora.

Las pantallas o televisores no deben estar ubicados sobre cajoneras u otro tipo de muebles altos. Se recomienda colgar estos aparatos con un soporte sobre la pared, ya que, si el niño o niña se trepa al mueble, el artefacto puede caer sin problemas.

Todos los productos que puedan resultar tóxicos (cremas, medicamentos, productos de limpieza, alcohol, aerosoles, pinturas) deben ser retirados y puestos en un lugar alto, debidamente etiquetado y seguro. Nunca colocar sustancias tóxicas en envases de refresco que puedan generar confusión. Los lugares con piso resbaladizo o con agua, como la bañera, deben tener alfombra antideslizante, para evitar caídas y resbalones.

Si la casa posee escaleras, es recomendable que tengan una barrera de seguridad al inicio y al final y que siempre permanezca cerrada, así el bebé no puede deslizarse por dicho lugar.

Captura de pantalla 2018-08-16 a la(s) 18.23.23

Utilizar el cinturón de seguridad cuando el bebé se encuentre en el coche, en el huevito o en la silla de comer.

Si la casa posee balcones, asegurarse de colocar una malla protectora para que el bebé o niño evite asomarse y se caiga. A su vez, se deben correr todo tipo de muebles, mesas, sillas que se encuentren cerca de las ventanas y que puedan ser utilizados como objetos para trepar hacia la abertura. Si el hogar es un departamento en altura, se recomienda siempre que las ventanas posean rejas de protección.

En cuanto a los aparatos eléctricos, se recomienda desconectarlos cuando no se encuentren en uso. También colocar protectores de plástico en los enchufes o tomas de corriente eléctrica para evitar electrocuciones o inserción de algún objeto. No dejar recipientes con agua en la casa y menos al alcance de los niños.

Por último, el más importante de todos los aspectos a tener en cuenta, es la presencia de un adulto en todo momento, de mamá o papá supervisando al bebé o niño. No dejar a los niños solos, evitará travesuras y accidentes que se puedan lamentar de por vida. Siempre es mejor prevenir, que curar.

Preocuparse de crear una casa segura para los hijos, antes que ocuparse de resolver un accidente. Los niños son nuestro tesoro y deben ser cuidado como tales. Pon manos a la obra con éstos consejos y no desistas en el intento, porque el mejor ambiente y el más seguro para un niño siempre será el entorno de su hogar.

Más ideas en Habitissimo

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.