El embarazo: Expectativa VS Realidad

Cuando nos enteramos de que esperamos un bebé, es común que nuestra mente se llene de imágenes que hemos escuchado o hemos visto en el cine y la televisión. Pero como cada persona es diferente, es posible que esas expectativas no tengan nada que ver con la realidad.

Los antojos

Expectativa

Tenías planeado darte gusto comiendo los alimentos más deliciosos así como las combinaciones más extrañas, ¡sin ninguna culpa! Total, ibas a tener de pretexto al feliz embarazo y que los antojos eran de tu dulce retoño.

Realidad

Todo te da asco. Tu pizza favorita, desbordando queso por todos lados, ahora te provoca náuseas. Te despides de los atascones de chocolate y pastel porque las agruras te están matando.

 

La “dulce” espera

Expectativa

Un ambiente angelical, un período de paz, emoción y armonía. El universo sabría que estabas embarazada e iba a conspirar para que sólo te tuvieras que preocupar por decorar la habitación del bebé y cuántas chambritas te faltaban por tejer.

Realidad

Vives en tensión constante. Deberías ser plenamente feliz, pero  todos los días te preguntas si serás buena mamá. Tienes miles de miedos, nadie resuelve tus dudas del todo y no dejas de sacar cuentas por todos los gastos que vienen con un pequeñín.

 

El “glow” del embarazo

Expectativa

Hola.com

Angelina Jolie, lucirás como ella en la alfombra roja. Te vas a alimentar súper bien y nada de horas en el sofá comiendo helado, tú serás una embarazada muy activa. Tendrás brillo en tu mirada y te sentirás la mujer más hermosa del mundo mientras esperas la llegada del fruto de tu vientre.

Realidad

Tienes ojeras porque no puedes dormir bien. Retienes líquidos, así que estás toda hinchada. Te salió paño en la cara y lo que nunca ¡te sangran las encías! Para colmo tienes gases, tu libido se esfumó y ahora te sientes la mujer embarazada menos atractiva de la historia.

 

La ropa prematernal

Expectativa

No puedes esperar un día más para que te bote la panza y puedas salir corriendo a la plaza más cercana a comprar todo un guardaropa nuevo. Si no, ¿cómo vas a armar todos esos “outfits” divinos que viste en Pinterest?

 

Realidad

Tienes 5 meses y una protuberancia en el vientre que parece más tú lonjita de siempre que la casa temporal de un bebé. Además, la ropa de maternidad es carísima así que mejor dejas el último botón de tus jeans sin cerrar, te pones ropa que estire (aunque te veas algo “rara”) y te volviste fan de los pants.

 

Los malestares

Expectativa

Ya sabes que los primeros tres meses vas a vomitar todas las mañanas, pero una vez pasado el primer trimestre, ¡a disfrutar tu embarazo! Vas a ser una mamá “cool” que se mantendrá ágil y en forma yendo a clases de yoga hasta una semana antes de dar a luz.

 

Realidad

Tienes siete meses de embarazo, son la seis de la tarde y sigues vomitando. Además, te sientes más cansada que nunca, en todo momento tienes sueño, al menor esfuerzo sientes que te falta el aliento y ya no soportas el dolor de espalda. Entre más crece tu bebé, más incómoda te sientes.

 

Relación de pareja

 

Expectativa

Ya te viste pidiéndole a tu amorcito una dona de chocolate bañada en mermelada de chabacano a las tres de la mañana y a él corriendo por ella sin chistar. En tu mente, disfrutas del antojo nocturno mientras él te acaricia el vientre, con toda la ternura del mundo.

 

Realidad

Sientes que no comprende cómo te sientes y le falta empatía cuando quieres desahogarte. Te ama y está súper ilusionado con tu embarazo, pero necesita tiempo para conectarse con el bebé, así como para entender todos tus cambios hormonales.

 

A pesar de que la realidad no siempre es tan fácil y no todos los cuerpos reaccionan igual, todo valdrá la pena cuando tengas a tu bebé en brazos.

 

4 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.