¿ES NORMAL QUE MI HIJO TENGA AMIGOS IMAGINARIOS?

Los amigos imaginarios son una parte natural del desarrollo infantil saludable. Los niños usan a sus amigos de fantasía para poder asimilar la realidad, pero ¿hasta qué punto son normales?

 

Las Universidades de Washington y Oregon realizaron un estudio con 152 niños que tenía amigos imaginarios, el cual arrojó que el 70% eran primogénitos o hijos únicos, lo que llevó a los investigadores a concluir que vivir en un ambiente adulto puede ser un fuerte factor que determina la existencia de los amigos imaginarios.

 

Generalmente estas fantasías, así como llegan se van, relacionándose su partida con momentos clave en la vida del niño, tales como la llegada de un nuevo hermanito, la entrada al colegio o el entrar a alguna actividad en la que hace nuevos amiguitos.

 

¿Cómo lo deben manejar los padres?

 

La mejor manera en que puedes manejar esta situación es con la mayor naturalidad posible, siempre dejándole claro que no le puede atribuir la culpa de sus travesuras a su amiguito.

Sin embargo, tampoco se recomienda regañarlos ya que pueden ocasionar que el niño solo interactúe con su amigo imaginario a escondidas de los padres, lo que no es recomendable.

 

Respeta su amistad, sin fomentarla. Si el niño te lo menciona interactúa con él, pero no le des iniciativa preguntándole “¿Qué quiere desayunar Toñito?”

 

Señales de alarma

 

-Conversaciones extrañas

El niño puede haber desarrollado la compañía de este amigo para resolver alguna circunstancia problemática para él. Pon atención de lo que platica; miedos, situaciones de abuso, sentimientos de rechazo.

 

-Comportamiento agresivo o extremadamente fantasioso

Si notas que desde la llegada del amigo imaginario se ha presentado una actitud desafiante o agresiva con su entorno es momento de acudir al doctor. De igual manera, si notas que su amigo tiene poderes (como volar) que el niño quiera imitar, es momento de intervenir para evitar un accidente.

 

-Aislamiento

Si tu pequeño comienza a preferir estar con su amigo imaginario, en lugar de jugar con sus primos, amigos o hermanos existe un problema. El socializar con otros niños ayuda a tu pequeño a desarrollar sus habilidades sociales, si se refugia en el ambiente seguro de su imaginación puede tener problemas en sus relaciones sociales del futuro.