Hablemos de circuncisión

En nuestra página de Facebook preguntamos a las mamás qué opinaban acerca de la circuncisión y surgieron algunas dudas. Nos propusimos resolverlas en este artículo.

Lo primero que hay que saber es que esta operación no es absolutamente necesaria, si lo hablamos desde el punto de vista médico. Sin embargo, algunos pediatras la recomiendan porque disminuye algunos riesgos.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de circuncisión?

En síntesis, se trata de una operación quirúrgica para extraer la piel que recubre la punta del pene. Si los padres están de acuerdo, se le realiza a los recién nacidos en los primeros dos días de vida, por razones de higiene o salud. Los bebés con padres judíos viven esta operación por causas religiosas a los ocho días de haber nacido.

En la página de MedLine describen esta intervención de la siguiente manera: “El médico casi siempre insensibiliza el pene con anestesia local. Existe una variedad de formas de llevar a cabo una circuncisión. En la más común, el prepucio se hala desde la cabeza del pene y se sujeta con un dispositivo de plástico o metal similar a un anillo”.

“Si el anillo es de metal, se corta el prepucio y se retira dicho dispositivo metálico. La herida sana en 5 a 7 días”.

“Si el anillo es de plástico, se ata un pedazo de sutura firmemente alrededor del prepucio, lo cual empuja el tejido dentro de un surco en el plástico sobre la cabeza del pene. Al cabo de 5 a 7 días, el plástico que cubre el pene cae por sí solo, dejando la circuncisión completamente cicatrizada”.

Así, aunque en el mundo es una minoría la que le realiza esta intervención a sus bebés, la tendencia va en aumento. En Estados Unidos, al menos el 80% de los varones están circuncidados. Entonces surge la duda, ¿para qué?

¿Cuáles son los pros?

Ann Douglas, una canadiense experta en temas de maternidad, se tomó la misión de investigar las ventajas de esta operación en su libro “The mother of all baby books”.

– Hace más fácil la limpieza del pene.

– Reduce el riesgo de contraer balanpostitis, una inflamación en la piel del pene causada por rozamientos, golpes o falta de higiene, además de enfermedades de transmisión sexual en el futuro.

– Reduce las posibilidades de cáncer de pene. Aunque se trata de un mal poco común ya que sólo uno de cada 100 mil hombres lo padece.

– Previene la parafimosis, que son lesiones en el prepucio (la piel que cubre la punta del pene).

¿Y los contras?

La misma autora los enumera en su libro de esta manera.

– El procedimiento puede ser doloroso y estresante para el bebé.

– La cirugía puede provocar complicaciones, infecciones y hemorragias. Aunque se ha demostrado que puede llegar a ocurrir en una de cada mil circuncisiones.

– En la gran mayoría de los casos, la operación no es médicamente necesaria. Mientras se habla de que la circuncisión es una vía efectvia para evitar infecciones urinarias, estudios recientes indican que las posibilidades de que un bebé sin circuncisión desarrolle una infección así, son muy bajas.

Aquí lo más importante es platicarlo con tu pareja y con el pediatra para tomar la mejor decisión.

Con todo esto, ¿qué opinas entonces de la circuncisión?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.