Haz de tu hogar el lugar más seguro posible

Es natural que los bebés quieran explorar el hogar y experimentar todo lo posible. ¡Vaya! Es su forma de conocer el mundo. Sin embargo, hay tantas labores qué hacer que es imposible tener nuestros ojos sobre los peques todo el tiempo.

Sin embargo, podemos tomar todas la precauciones posibles para reducir los riesgos en casa y permitirles explorar todo lo que quieran, además de darles su espacio sin que estemos encima de ellos todo el tiempo.

Ponte en su lugar

Antes de elaborar una estrategia de seguridad, comienza a ver tu casa a través de los ojos de un peque súper curioso y con mucha energía. Así podrás ver todo lo que seguramente llamará su atención y buscará conocer. Contempla cuáles son las posibilidades de peligro y comienza a atacar esos puntos vulnerables.

Elimina las tentaciones

Hay algunos peligros a la vista como las cuerdas de las cortinas que cuelgan hasta el piso o las extensiones de cables. Enróllalas y súbelas para que tu peque no se atore con ellas. También evita tener sillas -u otro mueble fácil de escalar-, al lado de las ventanas. No dejes ni cerillos ni encendedores por la casa, tampoco monedas, canicas u objetos pequeños que podría llevarse a la boca. Otro detalle a revisar son las plantas que tienes en casa. Asegúrate que estén en lugares altos y barre constantemente para evitar que haya hojas en el piso.

El asunto de la luz

Uno de los riesgos más grandes y que es muy sencillo solucionar, son los enchufes que están a su alcance. En cualquier supermercado puedes comprar protectores hechos especialmente para evitar que los niños metan los dedos. Otra opción es bloquearlos con muebles.

Todos los botes bajo llave

También debes considerar alejar los líquidos tóxicos de su alcance. Esto va desde productos de limpieza hasta shampoos y perfumes. Lo ideal es que todos estos artículos estén en lugares altos y, si se puede, bajo llave. Tus perfumes, sprays, pomadas, y productos de belleza, tal vez parezcan inofensivos pero lo mejor es no tenerlos a la mano.

Una casa libre de plomo

Otro punto que debes considerar es evitar la pintura de plomo para tus paredes y muebles. Aunque le prohíbas a tus peques chupar los objetos hay que eliminar todas las posibilidades de que se intoxiquen.

Es hora de platicar

Además de tomar todas las precauciones posibles, cuando tu peque ya escucha y entiende, es mejor decirles la verdad y comentar los peligros de ingerir sustancias tóxicas y lo que podría ocurrirles.

El teléfono del pediatra a la mano

Si notas que tiene mareos o irritaciones en la piel, no dudes en buscar a un médico, no esperes hasta ver síntomas más severos.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.