Hepatitis durante el embarazo, ¿le hace daño a mi bebé?

La hepatitis es una infección que afecta el hígado. Se clasifica en A, B y C. Durante el embarazo, el tipo que puede afectar a la madre y al bebé, son la B y la C. Afortunadamente no es un virus tan agresivo, como por ejemplo la varicela, que puede causar malformaciones, daño neurológico, entre otras cosas, al bebé. De hecho, es muy posible que el niño ni siquiera se infecte.

 

¿Por qué? Porque este tipo de hepatitis únicamente se contagia por medio de la sangre o de fluidos físicos contaminados, y el bebé tiene una gran defensa contra eso: la placenta. Y es que la sangre que tiene el bebé no es la misma a la que tiene la madre. A menos que, por alguna razón extraordinaria, como que se rompa un vasito y la sangre de la mamá contamine al feto, éste puede nacer con el virus.

 

Si eso llega a suceder, lo ideal es que la madre se proteja, de esta manera pasará sus anticuerpos a su hijo y lo ayudará a defenderse contra el virus.

 

Mientras que si el niño no se contagia cuando está dentro del cuerpo de la mamá, es muy importante que en cuanto nazca se le aplique una inyección de inmunoglobulina y la vacuna contra la hepatitis, así es seguro en un 90% que el niño esté bien, pues en este caso, la forma de contacto es a través de la sangre de la madre que el bebé pudo tocar durante el parto.

 

Recuerda que lo ideal es hacer un análisis de sangre en el primer trimestre de embarazo para detectar si eres portadora de hepatitis y así tomar medidas preventivas.

 

Vale la pena mencionar que la lactancia no está contraindicada.

¿PUEDO CONTAGIARME DE SARAMPIÓN, RUBÉOLA O VARICELA EN EL EMBARAZO?

Categoría/s: Bebés

Autor: Angie

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONVERSACIÓN?