Hoy es el Día Azul, el que busca la concientización del autismo

Hoy 2 de abril es el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo, mejor conocido como “El día azul“. Es por eso que recurrimos al Dr. Ernesto Jiménez Balderas, quien nos habla de este trastorno y cómo podemos detectarlo. Esto fue lo que nos dijo:

El autismo es un trastorno psicológico en el que los niños viven en su mundo y no reaccionan a los estímulos habituales del exterior.

La causa aún no está bien establecida, pero se sabe que tiene un fondo genético en combinación con situaciones del medio ambiente, pero no en la forma de educar de los padres.

Hay grados y hay muchas personas que tienen formas de autismo que les permite convivir con la gente y pasar desapercibidos, pero básicamente hay tres tipos de autismo:

1. El clásico trastorno autista, en el que el niño presenta atraso en el lenguaje y desarrollo intelectual.

2. El síndrome de asperger, que suele presentarse con algunos de los síntomas del autismo, pero en forma más leve.

3. El autismo atípico, niños que no tienen un diagnóstico de autismo o asperger pero sí tienen problemas de socialización.

baby1
En el país, uno de cada 110 niños es diagnosticado con algún tipo de autismo. Y si bien no hay cura, la intervención temprana es esencial para una mejor calidad de vida.  Por eso es importante aprender a reconocer algunos puntos que nos harían sospechar si uno de nuestros hijos tiene este trastorno.

Hay 12 señales que son orientadoras, pero muchas veces no son diagnósticas y conviene consultar con el pediatra ya que en muchas ocasiones se trata sólo de un pequeño retraso en el desarrollo. Son estas:
1. No reacciona cuando lo llaman por su nombre.
Debe hacerlo al año, si no ocurre cuidado.

2. No señala objetos de su interés.
A los 14 meses, los niños ya señalan cosas que quieren o les llaman la atención, un juguete, un perro, un dulce, etc. Si no ocurre, puede ser una señal de atraso en el desarrollo.

3. No juega con situaciones imaginarias.
Darle de comer a un juguete es un juego que comienza al año y medio. Que no ocurra puede ser una señal de alerta
4.- Evita el contacto visual y juega solo.
Si el niño no mira a los ojos cuando se le habla, es una típica señal de alarma. Junto con su aislamiento son alertas de estos trastornos.
5.- Tiene dificultad para expresar sus sentimientos y para comprender los ajenos
Generalmente, se desarrollan bien hasta los 2 años, luego deja de adquirir destrezas como la capacidad de comunicarse.
6. Tiene retrasos en el lenguaje y habla.
Síntoma clásico del autismo. Las terapias tempranas logran mejorar esto en la mayoría de los casos.
7. Se irrita fácil por cambios mínimos.
Cambios mínimos a su rutina diaria los enojan, son difíciles de contentar
Los padres dicen que no son los típicos berrinches, sino que son “distintos” esta sí es una señal de alerta para hablar con el pediatra.

8. Mece su cuerpo como autómata.
Otro rasgo típico es el niño que se mece como autómata, realiza movimientos con sus manos o gira en círculos. Es una conducta repetitiva, que llama rápidamente la atención de los padres o personas cercanas.
9. Reacciona de forma extraña.
Como gritar o angustiarse exageradamente frente a un ruido, o reírse en momentos inoportunos. Temerle a cosas inofensivas pero no tener conciencia de peligros reales. Los niños con trastorno autista grave pueden llegar a dañarse a sí mismos.
10. Tiene conductas obsesivas.
Como querer ver un vÍdeo de principio a fin (incluidos anuncios y créditos) decenas de veces, apilar o poner en fila objetos y si no se les permiten estas rutinas, se enojan.
11. No contesta lo que se le pregunta.
El niño autista usa pocas palabras y suele hacer monólogos, esto es hablar consigo mismo. “no escucha lo que los demás le dicen”.
12. Generalmente repiten siempre una misma palabra.
Habitualmente “mamá” o “papá”, la que dicen una y otra vez.

 

A estos 12 puntos, la sociedad americana de niños con autismo los llama la campaña “Aprenda los signos, Reaccione pronto”, y busca ayudar a detectar a tiempo síntomas que no sean parte del desarrollo normal de un pequeño y recordar que uno solo de estos síntomas, no definen a un niño autista, sino una combinación de gran parte de ellos.

Si usted sospecha que su hijo puede tener algún trastorno del aspecto autista, no lo dude, acuda con su pediatra o con un neurólogo pediatra quienes le orientarán sobre qué hacer con su hijo.

Información de Dr. Ernesto Jiménez Balderas. Puede consultarlo en pediatra@yahoo.com