La mejor sorpresa que me ha dado mi esposa

Se acerca el Día de San Valentín y sigo sin decidir qué regalarle a mi novio.

Nuestro nivel de romanticismo es tan pobre, que en Navidad le regalé una simple almohada. Por eso, quiero sorprenderlo pero sin caer en la cursilería, debe ser algo que él pueda disfrutar y que lo haga muy feliz. Para darme ideas, le pregunté a mis amigos cuál fue la mejor sorpresa que han recibido de parte de sus esposas y estas fueron sus sorpresas.

“Yo colecciono ediciones especiales de videojuegos. Cuando salió la de aniversario de Street Fighter la busqué como loco, pero se agotó en pocas horas. En eso, llegó el día de mi cumpleaños. Mi esposa Paty fue al súper a comprar unas cosas para la comida que me había organizado, y al volver me pidió que la ayudara a  bajar las bolsas. Cuando abrí la cajuela nada de bolsas, ¡la edición especial de aniversario de Street Fighter! Empecé a gritar como loco.”

-Manuel

via GIPHY

 

“Tuve que ir a Mérida por cosas de trabajo y un día antes de regresar, mi esposa Gloria llegó con todo y maletas a tierras yucatecas, rentó un coche y me alcanzó en el hotel para aprovechar el viaje y llevarme un fin de semana a Cancún. Fue, de verdad, la mejor sorpresa que me pudo haber dado”.  

– Mario

vía Tumblr

“Mi esposa se fue con su mejor amiga a Nueva York. Al regresar, me invitó a cenar a mi restaurante favorito, con el pretexto de que me había extrañado mucho. A la hora del postre, comenzó a sacar algunos souvenirs que había comprado para la familia, cuando de pronto sacó un mini mameluco con la leyenda de “I <3 NY”. No hizo falta que explicara nada. Es la mejor sorpresa de mi vida y me encanta presumirla”.

– Alberto

“A mí me encanta jugar ajedrez y Ceci se aburría terriblemente cuando intentaba enseñarle. En diciembre antepasado, ella me dijo que se iba a inscribir a clases de Reiki, por lo que durante dos meses, un día a la semana comenzó a llegar más tarde de lo acostumbrado. El catorce de febrero, cuando me desperté pasé por el comedor y vi un tablero de ajedrez de Star Wars, junto con una tarjeta enorme que decía “¿JUGAMOS?”. Fue increíble, todo ese tiempo había estado en clases de ajedrez”. 

– Gabriel

vía mrwgifs.com

“Todos los domingos me despierta para ir a correr. Esta vez se desvió del camino y poco a poco me fui dando cuenta de que íbamos hacia la casa donde crecí. Pensé que visitaríamos a mi familia pero no, me llevó a las nieves que me encantaban de niño y, de hecho, pidió la nieve de guanábana que siempre había sido mi favorita. Yo no le había contado que ahorraba todos los días para comprarme una de esas nieves. Me hizo muy feliz. Pero la verdadera sorpresa, fue que después me llevó a la panadería que le encantba de niña, para mostrarme cuáles eran los churros por los que ella ahorraba. Eso me conmovió muchísimo. Después tomamos un café por la colonia y la plática fue increíble. Desde entonces cada vez que quiero darle un detalle, ya sé a dónde ir”.

– Joaquín

vía tumblr.com

Después de escuchar todas estas historias, mi mente comenzó a armar la sorpresa perfecta. Nada de cenas, tarjetas o detalles que harían feliz a mi mejor amiga, pero no a él, este año sí lo voy a sorprender.

¿Ustedes ya tienen la sorpresa armada para el catorce de febrero? 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.