INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Si notas que a tu pequeño se le inflama su pancita y le duele, llegando a llorar y gritar para expresar su molestia, debes llevarlo al doctor para descartar algún problema gastrointestinal y asegurarte sí es intolerante a la lactosa con un diagnóstico de tu pediatra.

 

Para evitar que ellos sufran y tú, como mamá, sufras con ellos te damos 5 consejos para tratarla:

 

 1.- Obsérvalo para determinar qué tan intolerante a la lactosa es. Hay pequeñitos que no toleran una mínima cantidad de leche con lactosa (esto incluye la leche materna), y otros que pueden con pequeñas dosis y de manera espaciada.

 

 2.- Ante la inflamación causada por gases, masajea suavemente su pancita en forma circular y luego hacia abajo, para facilitar el desplazamiento del aire. También masajea la espalda.

 

 3.- Motívalo a que tenga movimiento físico o bien, tiéndelo de espaldas y mueve sus piernas haciendo “bicicleta”. Esto ayuda a que su zona intestinal puede desplazar con mayor facilidad el aire.

 

 4.- No le hagas sentir a tu pequeño que tiene algo “anormal”. La intolerancia a la lactosa es una pequeña dificultad digestiva que, en muchos casos, es transitoria. Su vida puede seguir adelante.

 

 5.- Ajusta su alimentación, eligiendo alimentos bajos en lactosa. Es muy importante que, si notas que su tolerancia aumenta, eleves un poquito la cantidad de lactosa que ingiere, ya que esto ayuda a que su pancita vaya madurando. Apóyate por completo en tu profesional de la salud para organizar su alimentación.

 

 Pero no te preocupes: pensando en ti y en tu pequeño, Nestlé ha desarrollado la nueva NAN® 3 OPTIPRO® Baja en Lactosa, de fácil digestión con proteína de alta calidad, que ayuda a una correcta maduración de sus órganos y a que tu pequeño poco a poco incremente su tolerancia a la lactosa.

 

¡Se acabaron las molestias!

https://www.elartedesermama.com.mx/nan-3-baja-en-lactosa

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.