Lo veo muy poco y siento que yo no lo estoy educando

Toda mamá quisiera tener más tiempo para estar con sus hijos, sobre todo si tienes que pasar la mayor parte del día en el trabajo. Algunas incluso desarrollan un sentimiento de culpa porque con los pocos momentos que pueden compartir con sus bodoques, sienten que no son importantes en su formación como personas. Si este es tu caso, deja de angustiarte y piensa en sacarle todo el jugo posible al tiempo juntos. Enfócate en la calidad de ese par de horas al volver del trabajo.

Da el 101 por ciento

Sabemos que al volver del trabajo sólo quieres acostarte y descansar, es normal, pero también sabemos que amas a tu peque y sabes sacar energía de la nada para dedicarle tiempo y apapacharlo. Aprovecha esos pequeños momentos para volverte significativa en su vida y platicar con él, recuerda que la educación no sólo se trata de ir a la escuela, sino de tener una idea del mundo. Mientras más converses con él y le compartas tu opinión sobre las cosas que le preocupan, serás la parte más importante de su formación.

Ayúdale en sus tareas

Además de ser pieza clave en la manera en que vea el mundo, seguramente te preocupa que sea cumplido en la escuela, así que trata en lo posible de ayudarlo con sus labores escolares. Sin embargo, algunas mamás cometen el error de hacer la tarea por ellos para tener más tiempo de apapacho y esto sólo puede perjudicar su aprendizaje. De lo que se trata es de que lo ayudes a encontrar las respuestas por su propia cuenta. Nunca será mejor un 10 para la mamá que la seguridad de que tu pequeño esté adquiriendo el conocimiento con el que forjará su futuro.

Trabaja con entusiasmo

Si te invade el sentimiento de culpa por no darle todo tu tiempo a tus hijos, no dejes que te afecte en el trabajo. Piensa que le estás echando todas las ganas para su formación. Cada vez que lo extrañes imagina el momento en que lo vas a volver a ver y vas a correr a abrazarlo, esto te ayudará a concentrarte en tus labores. Recuerda que una de las piezas fundamentales de ser una gran mamá tiene que ver con que eres feliz en tu trabajo.

Aprovecha el fin de semana

Sácale todo el jugo posible a los días libres. Es el momento ideal para llevarlo a museos, al cine, a buscar libros para leer juntos, que él se entere cuales son las cosas que a ti te interesan. Si el resto de la semana no puedes ser parte de su formación, el fin de semana es tu oportunidad para volverte una parte significativa de su vida. Conviértete en la persona a la que recurra cuando tenga una duda o simplemente necesite platicar. De esta manera serás su base emocional e intelectual, algo que perdura toda la vida, ¿poca cosa, no?

Oli