Me cuesta trabajo dejar a mi bebé con una niñera

Uno de los terrores más grandes que puede vivir una mamá es dejar el cuidado de su bebé en alguien más, ya sea por razones de trabajo o por la necesidad saludable de despegarse un par de horas de su pequeño. Ninguna persona nos parece ideal para esa responsabilidad tan grande y es terrorífico imaginar que tu bebé piense que mamá es otra persona. Sin embargo, es importante para la salud emocional de ambos, comenzar a dejarlo al cuidado de alguien más.

¿Por qué es importante saber escoger?

Debe ser una persona que te inspire toda la confianza del mundo. Tiene que ser sensible a los cuidados que necesita tu peque, que sepa cuándo alimentarlo, cuándo cambiarle el pañal o ayudarlo a ir al baño, cuándo y cómo sacarlo a pasear y también tiene que saber ponerle los límites que hayan acordado en la familia. Por otro lado, toma en cuenta que va a pasar tiempo con tu bebé, así que debes confiarle esta labor a alguien que alimente su crecimiento emocional, social e intelectual.

La familia al rescate

En este sentido, quizá lo ideal sea contar con la ayuda de una abuela o hermana (o hasta de tu pareja), para que el amor te ayude a brindarle esta confianza y asegurarte de que está en buenas manos para crecer emocional e intelectualmente. Aún así, es bien importante que tú tengas la última palabra, para evitar contradicciones a la hora de educarlo y ponerle límites. Esto se resuelve platicándolo con ese miembro de la familia que ha brindado su apoyo.

¿Y los amigos?

Si cuentas con la ayuda de una amiga de toda tu confianza, dejen en claro que su labor es parte importante de la vida de tu bebé y no la ves como alguien que te saca del apuro de vez en cuando sólo por ser una buena amistad. De esta manera estarás segura de que los cuidados de tu peque están en buenas manos, y ella se sentirá responsable de la salud y el crecimiento emocional de tu chaparro. De igual forma, los límites y las maneras las debes establecer tú.

El (muy complicado) arte de confiar

Si no cuentas con familiares o amigos que tengan tiempo de cuidar a tu peque, o prefieres que sea un especialista quien esté a cargo, toma la decisión de buscar una niñera como si buscaras su escuela. No debe ser alguien improvisado, debe tener experiencia en cuidados y educación de bebés y debe ser responsable para conocer sus límites, saber cuándo puede resolver los problemas o cuándo acudir a ti.

¡¿Y creerá que ella es su mamá?!

Este es uno de los miedos más comunes de toda mamá y la respuesta es muy sencilla: por supuesto que no. Aunque una persona pase más tiempo con tu peque, no se compara con el amor que te tiene y percibe de ti. Estos temores surgen cuando ves que abraza a su niñera, se divierte y le sonríe, pero toma en cuenta que es parte de su crecimiento emocional y ten la confianza de que nadie, nunca, ocupara tu lugar en su corazón.