¿Mi hijo es feliz?

Todos estamos propensos a estar tristes en algunos momentos de nuestras vidas y los niños no son la excepción, por ello, como padres tenemos la responsabilidad de velar porque nuestro hijo tenga la infancia más feliz posible… ¿Sabes cómo detectar si tu hijo está deprimido?  

En primer lugar hay que saber cuándo una persona puede considerarse feliz, afirmó la psicóloga Annabel Gómez, especialista de la plataforma Doctoralia: “ La felicidad es un sentimiento interno, una percepción individual. Cada uno tiene un concepto diferente; sentirse pleno, satisfecho con la vida a pesar de lo que esté ocurriendo. Puede que tengas un problema y aun así considerarte feliz”.

Al ser una cuestión de auto percepción, es biológicamente improbable que haya un infante infeliz. “A partir de los 6 o 7 años, empiezan a tener un conocimiento de su entorno y de sí mismos. Las diferencias de personalidad, situación familiar y relaciones humanas les permiten tener una percepción social que en ocasiones lleva a la depresión.”

Un niño en muchas ocasiones no puede dimensionar las situaciones a su alrededor por la falta de experiencia; esa es la razón por la que un desequilibrio emocional lo puede llevar a cambiar drásticamente su comportamiento.  “Cuando un niño se muestra irritable, come muy poco o mucho, duerme a deshoras y no tiene ganas de jugar puede ser reflejo de que necesita ayuda psicológica”, agregó Gómez.

Hay que tener bien presente sus comportamientos regulares para poder contrastarlos con nuevos comportamientos extraños que puedan ser reflejo de una tristeza crónica. En muchas ocasiones lo único que hace falta es el apoyo familiar a nuestro hijo para que pueda tener una autoestima saludable.

“Para que un niño sea feliz necesita pocas cosas, y es que sus padres estén cerca, sean atendidos. Infancia es destino; si un niño tiene afecto no necesita nada más.”, finalizó la especialista.  

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.