Mi peque tiene pesadillas

Santi tiene seis años y se despierta a medianoche llorando, gritando por su mamá.

 

Ella llega rápido al cuarto para consolarlo y el niño le cuenta que hay monstruos debajo de la cama. La mamá le explica que fue un sueño porque los monstruos no existen, ni se esconden debajo de la cama, pero el niño está tan alterado que no logra comprender que todo fue una pesadilla.

 

A veces los sueños tienen relación con algo que nuestra mente capturó durante el día. Si el niño vio o escuchó algo que lo atemorizó, quizá en la noche su mente lo vuelva a recrear en el sueño, dando origen a una pesadilla.

 

Cuando esto suceda es importante que acudas a consolarlo y no minimices sus miedos. El niño debe sentirse tranquilo, seguro y saber que cuenta con sus padres incondicionalmente. Puedes creer que tiene que aprender a no tener miedo, pero no es necesario que lo tortures dejándolo llorar en su habitación. Quédate con él hasta que se tranquilice y si hay algo en su cuarto que le provoque miedo, sácalo.

 

Para ayudar a que tu peque no tenga pesadillas, crea una rutina antes de dormir en la cual su mente se vaya relajando. Evita que vea la tele y mejor cuéntale historias alegres. No siempre podrás evitar que tenga sueños que lo angustien, pero al menos contribuirás a que las pesadillas disminuyan un poco.

 

Armas contra pesadillas

 

* Un atrapasueños

Explícale que este amuleto espentará a las pesadillas para que se sienta protegido.

* Impregna su peluche favorito con tu olor

No hay mejor manera de sentirse en calma que con el aroma de mamá.

 

* No dejes su habitación completamente oscura, ilumínala un poco con una lamparita

 

Si notas que las pesadillas continuan, no dudes en platicarlo con su doctor ya que puede haber algo que lo tiene angustiado y entre más rápido lo detecten, mejor.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.