No le dejes todo el trabajo a la televisión

La televisión por sí misma no es perjudicial, es un gran elemento de entretenimiento y un medio para conocer el mundo. Sin embargo, si lo utilizas todo el tiempo para mantener sentadito a tu peque, podría volverse perjudicial porque ellos necesitan actividad, tanto mental como física, y mejorar sus habilidades sociales.

Tampoco se trata de que restinjas su uso o que le pongas horarios rígidos, está bien que vea sus programas favoritos pero no toda la programación vespertina, por favor. La idea es que no dependa sólo de la televisión para divertirse sino que la vea como una opción más de entretenimiento.

Estimúlalo a que se divierta con sus juguetes, dedícale unos momentos para arrancar la sesión de imaginación y después déjalo que eche a volar su creatividad por cuenta propia. También puedes utilizar juegos de mesa, para que aprenda a ganar y perder, y que entienda que las reglas también pueden ser entretenidas.

Además existen rompecabezas infantiles y juegos de memoria que los ayudarán a estimular su pensamiento. Solo se trata de sentarte con él un rato, ayudarlo al inicio y después ver cómo comienza a divertirse por su cuenta mientras tú puedes atender otros pendientes de la casa.

Después de jugar o dibujar un rato, ahora sí, llegó le momento de encender la televisión. Prepárate un tecito y acompáñalo.

 

 

Oli

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.