“No le festejes el primer año, ni cuenta se dan”, me decían todos

“No le festejes el primer año, ni cuenta se dan”. Esta frase me dio vueltas en la cabeza cuando mi nena cumplió su primer año. La analicé, la desmenucé, la repetí, la odié, la acepté y luego pensé: Ella tal vez no se de cuenta, pero yo sí. Yo.

Y cuando hablé de esto con una amiga, con la cual coincidimos en embarazo y obvio, en las etapas de nuestros hijos, me dijo algo que amé: Todo lo que hacemos los primeros años de nuestro bebé, son recuerdos sólo para nosotras.

Nuestros hijos no van a recordar los desvelos de los primeros meses,  la preocupación por ayudarlos con el estreñimiento y el dolor con el que acompañamos su dentición.

Ellos no recordarán esas risitas cuando descubrieron las burbujas. Ni la primera vez que dijeron “mamá”. Eso, sólo lo recordaremos las mamás y los papás.

Mi punto es que cuando pienses en hacer algo para tu bebé pienses que en gran parte, lo vas a disfrutar tú y tu pareja y eso, en un futuro se convertirá en un montón de bellos de recuerdos que volverán a tu mente con nostalgia  cuando lo veas entrar a la prepa, casarse o irse de casa.

Llénate ahora  la mente y el corazón de esos momentos mágicos, únicos e irrepetibles. No quiero decir que tires la casa por la ventana en el cumpleaños, pero sí puedes hacer ese día especial, porque lo es.

Disfruta y vive intensamente los primeros años de la maternidad que después vendrá la pre adolescencia, la adolescencia y ahí las mamás “dejamos de saberlo todo” ya no somos divertidas y extrañaremos que nos griten cada 3 minutos “¡mamá!”. Afortunadamente tendremos miles de memorias de nuestros bebés con los cuales recordaremos que somos realmente extraordinarias madres.

Tú, ¿celebraste el primer año de tu bebé?

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.