¿Para qué sirven los aceites esenciales? Aquí te digo

¿Te gustaría mejorar el bienestar de tu familia de forma natural?, ¿has escuchado hablar de “aceites esenciales”?. En este artículo quiero compartir contigo algunos de los beneficios que nos dan los aceites esenciales.

Los aceites esenciales son líquidos volátiles (se evaporan) que se encuentran en las semillas, corteza, hojas, tallos, raíces, flores y otras partes de las plantas. Sus cualidades aromáticas van desde levantar el ánimo hasta calmar los sentidos y provocar respuestas emocionales poderosas.

Existen aceites esenciales de diversas calidades pero yo te voy a hablar de aquellos que tienen grado terapéutico, es decir, aceites naturales y puros que incorporan las propiedades regenerativas, protectoras y de defensa inmunológicas de las plantas.

Los aceites esenciales pueden utilizarse de 3 formas:

  1. De forma aromática, mediante un difusor
  2. De forma tópica, aplicándolos en la piel (ya sea puros o diluidos)
  3. De forma interna, tomándolos (ya sea directamente o en agua o en cápsulas vegetales)

Algunos de los beneficios que nos proporcionan los aceites esenciales son los siguientes:

  • Promueven la relajación
  • Apoyan la función inmunológica saludable
  • Calman la tensión y los nervios
  • Elevan el estado de ánimo
  • Promueven la salud emocional
  • Ayudan a aliviar el malestar estomacal ocasional
  • Apoyan el funcionamiento de los músculos y las articulaciones
  • Mejoran la apariencia de la piel
  • Repelen a los insectos

Existen más de 40 aceites esenciales y mezclas de ellos pero los básicos que me gustaría recomendarte para iniciar un botiquín familiar, y en mi experiencia como mamá de una niña de 6 años, son los siguientes:

  • Lavanda. Lo puedes usar para que tus hijos se relajen si están muy ansiosos pero también lo puedes usar para aliviar picaduras o irritaciones leves de la piel.
  • Limón. Lo puedes agregar a un vaso con agua para que tu familia disfrute de una bebida refrescante y que además ayuda a elevar su ánimo.
  • Menta. Lo puedes combinar con agua y rociar en el cuerpo de tus niños si están muy acalorados. Además, si en las mañanas te cuesta mucho trabajo levantarlos para ir a la escuela, puedes acercar el frasquito del aceite a su nariz y al oler el rico y refrescante aroma de éste se despertarán mucho más rápido y de buen humor. La menta también te ayudará a aliviar mareos y dolores de cabeza.
  • Mezcla Easy Air. Si algún miembro de tu familia está agripado este aceite lo ayudará a respirar y descansar mejor.
  • Mezcla Digestzen. Cuando tus niños tengan una molestia estomacal, ya sea indigestión, diarrea, etc., un masajito en su vientre con esta mezcla le dará mucho alivio.
  • Mezcla On Guard. Ayuda a mantener fuerte el sistema inmunológico de nuestra familia, sobre todo cuando las amenazas estacionales son altas. En lo personal, lo uso mucho en combinación con la mezcla Easy Air para aliviar los resfriados comunes.
  • Cedro. Este aceite de un rico aroma amaderado te ayudará mucho si tus niños tienen dificultad para dormir. Con un masajito en los pies y en el cuello descansarán muy bien.

Los beneficios mencionados anteriormente son sólo algunos de los que nos brindan los aceites esenciales pero considerando que muchos de ellos son antibacterianos, antifungicidas, antivirales, antisépticos, relajantes, estimulantes, etc., imagina todos los usos que podemos darles para mantener y fortalecer la salud de nuestros seres queridos.

Espero que esta información te ayude a tener una noción más clara sobre el mundo de los aceites esenciales pero si te interesa conocer un poco más de ellos quedo a tus órdenes.

Categoría/s: Sin categoría

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONVERSACIÓN?