¡Prevé la muerte de cuna! No hagas estas cosas

Una de las peores pesadillas para cualquier madre es la famosa “muerte de cuna”, es decir,  la muerte repentina de un bebé menor de un año, sin causa aparente. Se trata del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

Estas muertes ocurren cuando el bebé está dormido y no se presenta ninguna señal que nos indique que se encuentre en peligro, el peque solo deja de respirar, por lo que aún es más aterrador.

Desafortunadamente, a la fecha, no se ha encontrado una razón exacta de por qué ocurre, pero sí existen algunas maneras de prevención, por ejemplo, dejando de hacer algunas cosas que pudieran parecer inofensivas. ¿Como cuáles? Estas:

  1. Arropar al bebé exageradamente. Para los bebés no es fácil regular su temperatura, así que será mejor que sólo duerma con su pijama, o la cantidad de ropa suficiente para que no tenga frío pero tampoco calor.
  2. Tener almohadas y peluches en la cuna. El riesgo de asfixia se eleva cuando en la cuna hay cojines, almohadas, peluches, juguetes y todo aquello que pueda causar que el bebé quede atrapado, ya que recordemos que no tienen la fuerza para quitarse las cosas de encima, por lo que el riesgo de asfixia también aumenta.
  3. Acostarlo boca abajo. Muchos padres suelen acostar a sus bebés boca abajo, con la idea de que así descansarán mejor, pero la realidad es que solo los ponen en más riesgo; sin embargo, si se le acuesta boca arriba, el riesgo de muerte baja, y los bebés seguirán durmiendo plácidamente. Sólo hay que asegurarnos que la cabeza sí quede volteando a un lado por si hay regurgitación. Lo idea es ir cambiando el lado en que se pone la cabeza para evitar malformaciones.
  4. Tener un colchón blando. Lo mejor es comprar uno que sea duro para evitar que el niño se hunda o se volteé.
  5. Fumar. Si fumas y duermes con el bebé, el riesgo de muerte aumenta hasta 9 veces. Los primeros tres meses de vida son los más peligrosos, por lo que lo mejor es que nadie que fume se le acerque.
  6. No a los productos “mágicos”. En la actualidad existen productos que aseguran reducen el riesgo de la muerte de cuna, pero la verdad es que no hay ningún estudio científico que lo avale, lo mejor será evitarlos y únicamente hacer caso a estos consejos.

 

Así que ya sabes, evita estas cosas para por lo menos bajar el porcentaje de riesgo y puedas dormir más tranquila.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.