PSICOLOGÍA DEL COLOR EN LOS BEBÉS

Es a partir de los 6 meses cuando el mundo de los bebés se convierte en un arcoíris, por fin reconocen los colores y observan cada cosa que se mueve con muchísima atención, más si es de colores fuertes.

Pero sabías que debes compaginarlos con tonalidades más tenues para evitar un exceso de estímulos. Cada momento del día requiere de unas necesidades y según cuales sean, unos colores son más apropiados que otros.

arcoiris

Amarillo: Favorece la concentración y el desarrollo intelectual, siempre que no sea una tonalidad demasiado estridente.

Azules y verdes: Son colores relajantes que incitan al descanso.

Blanco: Esta tonalidad proporciona bienestar y alegría.

Marrones, grises y negros: Son colores apagados que pueden inducir a la tristeza.

Naranja: Es un tono luminoso y alegre que invita a la actividad.

Rojo: Es el color de la vida, es sinónimo del movimiento y puede producir excitación.

Para conseguir que tu pequeño respete los lugares prohibidos de la casa, puedes colocar una tira de cartulina de color amarillo en los accesos vetados. En cambio, para conseguir que tenga hambre, puedes utilizar vajillas con toques de color rojo.

Cuando quieras pintar habitaciones o muebles, incluso comprar accesorios para tu bebé, piensa en esto.

 

Aprende también con este video, lo que significan los dibujos de tus hijos:

Categoría/s: Bebés

Autor: Andrei

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONVERSACIÓN?