TERRIBLES 2... ¿REALIDAD O MITO URBANO?

Con mi hija a un mes de cumplir la tan temida edad de 2 años (en realidad le temo más a la adolescencia) me doy cuenta que no es un mito urbano el llamarlos terribles, existen, son una realidad y como padres debemos lidiar con ellos.

He leído tips, he leído debates de mamás en comentarios y he visto videos. Me llamó mucho la atención uno donde dice que tomes a tu hijo por los hombros, lo mires a los ojos fijamente hasta que entienda que eres el líder, lo intenté y me sentí en un capítulo de César Millán, lo siento pero tampoco funcionó mi hija ni siquiera volteó a verme a los ojos.

En esta etapa se están dando cuenta del poder que tienen y de cómo pueden lograr control sobre lo que quieren tener, ya se dieron cuenta el poder de un no (el de ellos claro, el tuyo no cuenta :P) y está en nosotros poder encaminar todo este nuevo comportamiento a algo bueno.

Así que a puedes inciar haciendo lo siguiente y como lo mezcles será tu toqué especial.

  1. Escucha consejos de tu mamá, de tu abuelita, incluso de tu suegra, sea como sea ella educó al ahora papá de tus hijos y debe tener buenas ideas. Escúchalas y toma lo que te parezca mejor a tu modo de crianza.
  2. Observa a tu hijo, todos los niños son completamente diferentes unos de otros y lo que le funciona a tu amiga, prima o hermana con los suyos no siempre va a funcionar con el tuyo. Identifica que cosas lo frustran, que cosas se pueden negociar y que cosas son un sencillo no que él o ella deben de aprender a tomar. Ejemplo: puedo negociar cambiarle un dulce por una fruta pero no puedo negociar que brinque en los sillones. (si no te molesta que brinque en los tuyos puede llegar a hacerlo en casa de alguien a quién no le guste y ese es un problema).
  3. No te compares, no pienses en si eres mejor o peor mamá que la que está sentada al lado de ti con sus niños completamente bien formados y peinados, de seguro ella tiene otras cosas que no puede controlar.
  4. Déjalo llorar un ratito. Hace poco le quite el chupón a mi hija y lloraba por prácticamente todo, yo en mi desesperación trataba de darle mil cosas para poderla calmar pero me di cuenta que si le explico que no tengo en ese momento lo que quiere (sobre todo cuando vamos en el carro, voy manejando y no puedo hacer nada al respecto) entonces su modo de protestar es llorando, se da cuenta que no es posible tenerlo y pasa a otra cosa sin problema. Me refiero a que lloren poquito no un rato prolongado, ahí es mejor revisar si no les molesta o duele algo.
  5. La última y más importante que no te dé vergüenza, a mí en el primer berrinche me dio mucha pena y no sabía qué hacer, pero te das cuenta que todas pasamos por las mismas cosas. Así que cuenta hasta 10 y trata de identificar cuál método vas a usar en cada situación hasta que tú y tu hijo logren estar en sintonía, además son etapas que toda mamá ha sobrevivido en su debido tiempo.

 

Suerte con tu pequeño diablillo que ves con alas y aureola y ¡que empiecen los juegos!

Categoría/s: Solo para mamás

¿QUIERES PARTICIPAR EN LA CONVERSACIÓN?