¿Planeas ser mamá? Échale un ojo a estos tips financieros

Para tomar la decisión de ser padres no sólo se necesita desearlo con toda el alma, debes anticiparte a las cuestiones financieras. Desde antes de llegar al mundo, tu bebé representará algunos gastos que debes tener en cuenta.

Así que contempla los escenarios financieros no sólo para cuando sea bebé, sino durante toda su vida, claro, hasta que sea capaz de mantenerse por sí mismo. Pero como para eso aún falta tiempo, te recomendamos planear desde ahora el futuro financiero de tu familia.

Para que te des una idea del primer gasto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, realizó un estudio en las clínicas privadas en varias ciudades del país en el 2013. Como resultado se obtuvieron precios de cesáreas que van de $6,490 pesos a $34,762 pesos, así como partos de $4,060 pesos  a $23,100 pesos. Debes saber que estos planes ya incluyen hospitalización, honorarios médicos, medicamentos y servicios tanto para la madre como para el bebé.

Cuando llegue el pequeño todo cambiará y, hablando de las finanzas, el presupuesto familiar dará un giro de 180 grados. Para esto el director de Retención de Principal Financial Group, Alan Gómez, compartió al diario El Economista algunos consejos para hacer rendir y distribuir el gasto familiar con la llegada del bebé.

1. Da un paso adelante

Para ahorrar no se necesita que el bebé ya haya nacido, al contrario, puedes comenzar a ahorrar antes de su nacimiento y, si es posible, antes de la concepción. Ser padre tiene una infinidad de significados y muchos no se pueden describir, pero te aseguramos tres cosas que seguro vivirás: felicidad, sentido de responsabilidad y nuevos gastos. Tú y tu pareja deben moderar sus salidas. Todos tenemos derecho a divertirnos pero, si solían salir cuatro veces a la semana, reduzcan el número de salidas, esto ayudará a maximizar los ingresos y ahorrar, además de que te irá preparando para el momento de la verdad, es decir, la llegada del pequeño (bye bye fiestas diario).

Trata de liquidar tus deudas actuales o ten un plan de pago. Todos odiamos la palabra deudas pero créenos, si no las liquidas ahorita después va a ser peor porque en un punto te encontrarás que no sólo son gastos médicos, sino la cuna, carreola, ropa, pañales, productos de higiene, visitas a pediatra, vacunas y más, mucho más.

No será fácil, pero valdrá la pena.

2. El poder de ser mamá

Por más que digamos que el gasto no alcanza, no sabemos cómo, pero las mamás siempre logran maravillas con él. No es cuestión de magia, sino de la capacidad de administrar y balancear gastos. Según datos del INEGI, el 70 por ciento de la población femenina en México es madre y, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondo de Retiro, está comprobado que las mujeres ahorran más que los hombres, además de destinar una gran parte del dinero a cosas que benefician a toda la familia.

Estamos llegando a pensar que esto es un súper poder que desarrollamos las mujeres a la hora de convertirnos en mamás. Las matemáticas han tratado de descifrar cómo logramos el rendimiento del sueldo y llegaron a la siguiente fórmula: Ingreso – Ahorro = Gasto.

Lo que la fórmula sugiere es descontar por lo menos un 10 por ciento de tu ingreso desde que lo recibes. Este será invertido en cosas para la llegada del nuevo integrante familiar. La mitad de todo este ahorro va hacia gastos del bebé y la otra hacia su educación. Convierte esto en un hábito, te sacará de muchos problemas y tensiones. (Si eres mamá lo harás de forma automática, pero los otros seres no madres quieren descifrar nuestro secreto).

3. ¿Universidad? Pero si apenas es un bebé…

Aunque sea un recién nacido debes pensar en su futuro (y por futuro nos referimos a la educación universitaria). Existen muchas herramientas o programas de ahorro-inversión que se especializan en temas de educación superior para tu hijo. Te recomendamos asesorarte sobre el tema y revisar varias opciones para ver cuál es la mejor opción, tomando en cuenta tus ingresos y egresos y poder llegar a la meta.

Sí, tal vez pensar en esto te asuste y creas que es demasiado pronto, pero te aseguramos que es un gran consejo porque no sentirás el golpe del gasto tan duro, sino que se hará un hábito y aprenderás a ahorrar para su futuro. No sabemos qué sucederá más adelante, así que más vale prevenir.

Hacer crecer la familia es una hermosa decisión y una divina experiencia, pero existen temas serios que hay que tomar en cuenta por el bien de todos los integrantes. Anticípate, aprende a ahorrar y moderarte, esto te ayudará a ser más responsable y a saber cómo reaccionar ante una situación. Además, quitarte este peso de encima te hará disfrutar al 100 por ciento tu experiencia como mamá y no perder el tiempo y la cabeza en el tema de las deudas y problemas económicos.

¿Así que planeando la llegada de tu bebé también de manera finaciera? ¡Felicidades!

 

 

Oli

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.