Las preguntas para saber si realmente quieres volver al trabajo

Una vez que el bebé se ha convertido en un peque, a muchas mamás les surge la duda de si es buen momento para salir a trabajar fuera de casa, sobre todo si interrumpieron su carrera antes del embarazo.

Es una decisión bastante complicada y depende de la personalidad de cada mamá, sin embargo, hay algunas preguntas que te pueden ayudar a aclarar tu panorama y tomar una buena decisión respecto si quieres trabajar de nuevo o no.

¿Cómo te sientes en casa?

Toda mamá quiere estar todo el tiempo con su peque, pero para muchas mamás estar en casa se convierte en un inconveniente. Pregúntate qué tan cómoda te sientes de pasar tanto tiempo en tu hogar o si preferirías tener otras actividades además de cuidar a tu pequeñito. Esto no te hace mala madre, así que fuera culpas y pregúntate qué es lo que te hace más feliz.

¿Cómo están tus finanzas personales?

Si estás en casa tal vez no estás ganando dinero y eso es no es un asunto menor. Algunas mamás no se sienten a gusto si no colaboran con los ingresos de la casa. Toma en cuenta que permanecer en casa reduce los ingresos familiares y tal vez requiera algunos sacrificios. ¿Estás de acuerdo con eso? Recuerda que debes estar totalmente segura de tu decisión.

¿Cuánto disfrutabas tu trabajo?

Sea cual sea tu decisión, por la razón que sea, siempre vas a extrañar a tu peque, así que hazlo por algo que te haga feliz. Si tu carrera no te hacía sentir plena, tal vez incluso sea hora de replantear tu futuro. Si, por el contrario, tu carrera te hacía absolutamente feliz y extrañas cómo te hacía sentir, no lo dudes, retómala. Una mamá feliz con lo que hace siempre será la mejor mamá y un gran ejemplo para su bebé.

¿Tienes claro quién va a cuidar a tu peque?

Debes estar consciente de que tu bebé pasará la mayor parte del tiempo en una guardería o con alguien que lo cuide en casa. Esto por supuesto no es algo que deba preocuparte, ya que siempre serás su mamá y siempre te amará, sin embargo, asegúrate de que estás en la posición de llevarlo a una guardería y escógela muy bien o, por otro lado, encuentra a una persona, amigo o familiar de todas tus confianzas para cuidar a tu pequeñito.

Si quieres retomar tu carrera y estás en condiciones de dejar a tu bodoque al cuidado de alguien más, hazlo, no te quedes con la espinita. Si una vez que estás trabajando te das cuenta que no puedes vivir sin tu peque, y estás en condición de perder el sueldo, vuelve a casa. Haz todo lo posible por estar cien por ciento segura de tu decisión.

Oli

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.