Vacunas, ¿sí o no?

 

En los últimos años ha surgido un serio debate sobre las vacunas, ¿realmente funcionan? ¿causan autismo? ¿tiene caso vacunar a los niños contra una enfermedad ya erradicada?

 

¿Qué es el movimiento “antivacunas”

 

Todo comenzó en Estados Unidos en 1998 a partir de un estudio que se publicó en la revista The Lancet que vinculaba a la vacuna tripe vírica -que se administra para la inmunización contra el sarampión, las paperas y la rubéola- con el autismo.

 

Años después se demostró que el estudio carecía de bases científicas, e incluso el médico que condujo la investigación perdió su licencia, pero el daño estaba hecho abriendo un debate que perdura al día de hoy.

 

Uno de los argumentos más famosos del movimiento “antivacunas”, es que la exposición natural a la enfermedad ayuda a desarrollar el sistema inmune, pero ¿realmente vale la pena exponer la vida de un niño? Efectivamente, la respuesta inmunitaria a las vacunas es similar a la que se produce ante las infecciones naturales, pero al estar bajo cierto control se presentan menos riesgos.

 

Enfermedades erradicadas

 

Otro argumento de la comunidad “antivacunas” es que hay enfermedades que ya han sido erradicadas, sin embargo, que una enfermedad haya desaparecido en cierta región, no significa que no haya algún brote en otra parte del planeta, como sucedió en Estados Unidos en el 2015 por un visitante que originó un nuevo brote de sarampión.

 

Otras ventajas de las vacunas

 

*Las vacunas no solo protegen contra 26 enfermedades, también reducen la propagación de resistencia a los antibióticos, al evitar que llegue a producirse la enfermedad.

 

*Las vacunas combinadas reduce molestias para el niño y permiten ahorrar tiempo y dinero.

 

*Si las tasas de inmunización son altas se logra proteger a la comunidad en general, incluso a aquellos que no pueden ser vacunados como: lactantes demasiados jóvenes para ser vacunados, adultos de edad avanzada y personas que toman medicamentos que reducen la eficacia de su sistema inmunitario.

 

*OMS

Hablemos de asma

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.